Carboxiterapia

La carboxiterapia es la aplicación percutánea o subcutánea de dióxido de carbono con fines terapéuticos y estéticos. Esta aplicación de CO2 se efectúa con un equipo capaz de controlar el volumen de gas (cm3) con una presión constante durante un tiempo determinado. El gas debe ser de tipo medicinal anaeróbico con 99.9% de pureza.

Se ha introducido la metodología en Medicina Estética para el tratamiento de la celulitis, la adiposidad localizada, la flacidez, las cicatrices y las estrías. También, se utiliza como coadyuvante a los tratamientos de adelgazamiento y post liposucción.

El CO2 se introduce a nivel subcutáneo a través de una aguja de 30g que se coloca subcutáneamente, el control de la distribución se realiza por medio de una pistola diseñada específicamente en Francia con la marca CE para este uso y que da el caudal, la cantidad y el tiempo de inyección del gas. Durante el suministro de CO2 es evidente un enfisema subcutáneo que se extiende en un área de 10cm alrededor aproximadamente, al que puede seguir un eritema (enrojecimiento) con sensación de calor lo que evidencia el efecto y la actividad vascular del gas. Por vía subcutánea el CO2 provoca una vasodilatación del micro círculo subcutáneo. Cuando la oxihemoglobina va a nutrir a nuestro organismo con O2 inmediatamente después de haber inyectado CO2, este cree que hay una descompensación por lo que aumenta la cantidad de O2 en esta zona, de esta forma se presenta la vasodilatación y el aumento de la oxigenación local, a su vez la hemoglobina va captando el CO2 que se ha introducido en el organismo. Esta acción se manifiesta a través del aumento de la velocidad de flujo y la apertura de capilares virtuales normalmente cerrados en condiciones para fisiológicas.

Los resultados que se obtienen varían dependiendo del paciente.

Para más información, se puede poner en contacto con nosotros mediante este formulario:

Navega...